El escultor José Manuel Solares esculpiendo una de sus esculturas en el taller

José Manuel Solares

Madrid-1965-España

Quizás, gracias a un pequeño-gran libro “Mi testamento” (Auguste Rodin), es cuando comienza a despertar en mi ese impulso creativo del Arte, de hacer, de poder plasmar en algo perceptible las cosas que son imperceptibles. Y es por medio de la escultura en donde me siento más identificado.

En una primera etapa desarrollo trabajos inspirados en el arte antiguo, modelando bajorrelieves de culturas milenarias, recreándome en su estética, simbolismo y mitología. Con el tiempo, realizo varias exposiciones y tuve una galería en Madrid, una experiencia breve pero muy grata, valorando el contacto con el público y con otros artistas.

Ahora inicio una nueva andadura. En esta página, pretendo trasmitir a través de estas obras, un lenguaje íntimo entre las formas y sentimientos profundos, un reflejo de mi ser interior en la búsqueda de respuestas a las grandes preguntas del ser humano.

“El arte no está sólo destinado a ser disfrutado sino a iluminar.” John Anthony West

Los motivos que me conmueven, están basados en el camino que cada uno recorre consigo mismo, en la lucha interior entre lo material y espiritual, en la capacidad de levantarnos una vez más, después de caer, en la fragilidad y la grandeza, en la relación entre el mundo invisible y el mundo visible.

Utilizo la arcilla como medio inicial en el modelado y textura de la escultura. Mediante un molde, reproduzco cada pieza en resina acrílica, y aplico, fijando en varias pátinas, los pigmentos de colores de tierras en su decoración. Finalmente, presento la escultura con base de metacrilato.

Quedaría entusiasmado si consigo llegar con estas creaciones al corazón y al alma de quienes las contemplen.