La Constitución Septenaria del Hombre.

El ser humano es mucho más que un cuerpo físico, en donde interactúan sentimientos, pensamientos y espiritualidad dentro de su constitución. Desde hace miles de años, las tradiciones orientales ya describen siete vehículos, planos o formas de expresión.

La constitución septenaria que la filósofa Helena. P. Blavatsky dio a conocer, integrando conocimientos de la metafísica de Oriente, expone qué cuerpos componen nuestra realidad como seres humanos encarnados. Estableció siete principios en la naturaleza humana para convertirse en una herramienta que nos ayuda a comprender las distintas dimensiones de nuestro ser.

siete principios

Vehículo Etero-físico (Stula Sharira)

Consta de nuestro cuerpo físico y de aquella fuerza que mantiene unidas nuestras células según una determinada forma.

Vehículo Energético o Vital (Prana Sharira)

Es la energía que recorre todo el cuerpo vivo, a diferencia de un cuerpo muerto que carece de vitalidad.

Vehículo Emocional (Linga Sharira)

Abarca todas las emociones humanas, desde las más burdas y violentas  hasta los estados más sublimes de exaltación estética y mística.

Mente Concreta (Kama Manas)

“mente de deseos” mente egoísta, especuladora y calculadora, que trabaja exclusivamente al servicio del yo inferior.

Mente Pura (Manas)

Mente inegoísta dirigida hacia el bien común al servicio de la Humanidad despreciando los impulsos egoístas.

Vehículo Intuicional (Budhi)

En este plano se captan las verdades en forma directa y espontánea. Ya no hay mente, ya no hay relación entre sujeto y objeto, sino una unión directa sin pensamiento especulativo.

Espíritu o Voluntad Pura (Atma)

Es la cúspide del Hombre, el asiento de su Voluntad Superior, la Chispa Divina que lo emparenta definitivamente con su origen celeste.

siete principios

Los cuatro principios inferiores constituyen la personalidad humana, la vestidura, lo cambiante, aquello que nace y muere y es distinto en cada ser. Los otros tres principios son lo indiviso, la individualidad, por encima de los cambios de la vida y la muerte. Se trata del Ser, aquello que ha sido, es y seguirá siendo siempre.

siete principios

Nuestra conciencia se expresa en lo material, lo vital, lo emocional y mental cargado de deseos. Conociendo este cuaternario, nuestra personalidad, podemos tratar de superarlo y vislumbrar la luz de la Triada.

La Constitución Septenaria del Hombre. Egipto.

En el Libro de los Muertos cuyo nombre más correcto sería Libro de la Morada Oculta, en el papiro de Ani, se aprecia una balanza en el centro, junto a la cual el Dios de cabeza de chacal, Anubis, guardián y protector de los muertos, se dedica a pesar el Corazón del difunto, para comprobar si es tan liviano como la Pluma de Maat, la Justicia, que aparece en el platillo opuesto. En el extremo derecho aparece el Dios Toth, que representa la Ley Universal, la Sabiduría y el Arte de Curar a los vivos y a los muertos, bajo el aspecto de un hombre con cabeza de pájaro ibis; en una tablilla de colores y con un pincel común anota los pormenores del Juicio. Junto a él está el Monstruo-que-devora-corazones, una representación del Caos en donde caen los perversos. A extrema izquierda, una figura de mujer con el Sistro de Isis, la Diosa Madre, acompaña a otra figura que simboliza el Espíritu mismo del que es juzgado y que, en su prístina Presencia tiene el tamaño de los Dioses.

siete principios

Se describe  las “partes” integrantes del Hombre, aquí representadas con pedagógica claridad:

1) Inmediatamente debajo de la barra horizontal de la balanza se ve una piedra cuadrilátera, en realidad un cubo achatado, coronado tan sólo por una cabeza humana. Es el CHAT o KHAT, la materia del cuerpo físico, que en la vida estuvo coronada por la cabeza o inteligencia, con apariencia humana. Es inerte, un simple trozo de materia, un “ladrillo” del Universo al que vuelve bajo esa forma, como simple materia prima que un día tuvo apariencia humana. Es la Piedra Cúbica cuya descripción llegaría hasta los Alquimistas del renacimiento europeo, en una de sus claves.

2) Pendiente del extremo izquierdo de la vara horizontal de la balanza, bajo las cuerdas que conforman un triángulo ascendente, se ve una Tinaja toja o un Corazón. Es la representación de la energía vital que da movimiento al cuerpo físico, o simplemente la vida que el difunto vivió. Entre sus nombres seleccionamos el de ANKH, que se corresponde también con el de la Llave de la Vida, figura esquematizada de un hombre con un triángulo invertido por cabeza, que a veces está pintado de rojo para reforzar su sentido de portal de comunicación entre lo visible y lo invisible.

3) Entre el platillo mencionado de la balanza que sostiene el Corazón, y la columna vertical del instrumento, vemos una figura humana que es el Doble, el KA, sede de los sentimientos, vehículo del Espíritu hecho a su imagen, y que dio a la vez forma al cuerpo físico a través de la vida. Está en actitud de marcha porque puede andar, trasladarse como un fantasma luminoso, y aún puede responder por el Hombre mismo solicitando justicia. El comparece ante los Dioses y también ante los hombres cuando por sus virtudes no logró los Caminos del Cielo, condenado entonces a vagar por un tiempo en la Tierra. En la momificación se tomaban medidas para que esto último no ocurriera.

siete principios

4 y 5) Una pareja de figuras humanas femeninas que, entre otros, reciben el nombre de AB y BA. Son las que en el papiro están situadas a la izquierda del platillo de la balanza que sostiene el Corazón. Suelen mostrarse la una desnuda y la otra vestida, o bien con un vestido muy sencillo y el de la otra muy recamado. Son las dos partes de la Mente Humana: una superior, desnuda de vanidades, y otra inferior, en íntimo contacto con las pluralidades de la manifestación. AB es la parte de complejas estructuras de donde surgen las ideas-deseos, sede de la astucia y el egoísmo especulador. BA es, por el contrario, la sede de las Ideas Puras, las que pueden elevarse por encima de las cosas del mundo terrenal; recibe la Luz Superior desde su pequeñez humana. Es el Yo-mental, la conciencia de la existencia individual. Pero la imperfección humana aún las mantiene unidad, una cerca de la otra, como si fuesen hermanas gemelas. BA es el Lugar Escondido, la Cámara desde donde se espera la Resurrección Espiritual.

6) Esta Resurrección Espiritual se representa por un Pájaro –en las figuras tebanas mezcla de golondrina y de halcón- y con cabeza humana. En Menfis era representada por el Fénix o Pájaro de la Resurrección. Uno de los nombres, en Tebas, es AKHU o CHEYBI, y simboliza la Intuición de las Cosas Sagradas. En una clave es el Alma, la parte Espiritual luminosa que da lugar a la Magia Blanca, a los Prodigios, a las Santidades. Tiene la propiedad de poder posarse, tal cual la vemos en el papiro, sobre el techo de las cosas concretas, y también, por su condición de pájaro, de remontarse y volar hacia las alturas de la Otra Tierra, el Cuadrado Mágico alumbrado por Amón o la Luz Espiritual. Esa Otra Tierra es la Mansión de los Bienaventurados, el Amen-ti, literalmente La Tierra de Amón, o mejor El País de Amón o La Gran Casa de Amón, que es perfecta y estable.

7) Finalmente está la gran figura de la izquierda, por delante de la representación isíaca, la Gran Madre: es el Espíritu Osirificado, ATMU o SAHU. Es el Hombre con posibilidad de recobrar su perdida estatura de Dios, de ser Osiris-Ani, el Dios-Hombre. Es el máximo Misterio, La Causa Espiritual del Hombre mismo. Es quien permanece invariable a través de las reencarnaciones y de las diferentes formas que la Magia Natural obliga al Hombre a tomar a lo largo de su camino humano y cósmico.


Fuente:  Livraga, J. Á.: “Tebas” capítulo: El misterio de la constitución interna de la naturaleza y del hombre.   http://www.editorial-na.com/

También puedo recomendar visitar mi obra, “Luz interior”:

https://www.solarescultura.com/portfolio-item/luz-interior/

Luz interior. Los siete principios en el ser humano