Karma, la ley de causa y efecto

Karma – escultura

La creación “Karma” del escultor coreano Do-Ho Suh inmediatamente impresiona, desafiando la integridad estructural normal. La altura de la escultura es de solo 7 metros, pero parece infinita.

Para su trabajo, el autor ha utilizado como material, el acero inoxidable fundido a través del cual se reflejan los rayos del sol, dándole a la escultura una luminosidad especial. En él podemos ver una serie de hombres, en total 98, montados uno encima del otro en los hombros, y cubriéndose los ojos, que se elevan en el cielo simulando una escultura infinita que se funde con las nubes.

Para su trabajo, el autor ha utilizado como material, el acero inoxidable fundido a través del cual se reflejan los rayos del sol, dándole a la escultura una luminosidad especial. Esta pieza se exhibe en Sydney & Walda Besthoff Sculpture Garden, en el museo de Nueva Orleans.