Gustave Doré

Gustave Doré

Gustave Doré (1832-1883), de origen francés, con espíritu romántico y visionario, fue un artista polifacético, con una imaginación desbordada y una maestría sin igual en el dibujo.

Destacó en la ilustración de grandes obras literarias: Don Quijote, La Biblia, La Divina Comedia, en donde plasma en los personajes una fuerza vital, a menudo enmarcados en una descomunal naturaleza, además de un bello toque de trascendencia.

De estilo realista y natural sensibilidad, un genio dotado de una cualidad especial para ver el alma de lugares y personas, con una capacidad de trabajo inigualable que por desgracia no pudo concluir ilustrar a otro gran clásico de la literatura como William Shakespeare.

Las obras de Doré, icónicas, permanecen en el tiempo consiguiendo ser una fuente de inspiración.