Esculturas de unidad, fraternidad, paz y reconciliación.

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.”

Queda mucho recorrido por realizar mientras el trato con el ser humano sea como un instrumento económico, religioso o ideológico, y no como un fin de una búsqueda de la concordia necesaria.

El camino por conquistar una justicia social supone un horizonte a alcanzar, en donde el valor del ser humano, su derecho al desarrollo, a la realización como persona, la dignidad como individuo, sea una realidad de convivencia en la sociedad.

Tratemos de aplicar una ética personal que nos permita tener un profundo sentido de unidad con la vida y los demás seres humanos.

*Algunas imágenes de monumentos y esculturas que muestran el deseo y sentimiento innato de vivir en paz y fraternidad: