Maestro Mateo. Un genio de la escultura.

En el siglo XII el Maestro Mateo dejó una huella imborrable en la historia de la escultura edificando el pórtico de la Gloria,  una de las portadas más ricas y hermosas de todo el arte románico europeo.

El conjunto de la portada se asienta sobre las estatuas-columna de los profetas y los apóstoles, esculpidos con gran tridimensionalidad, constituyendo la evolución hacia el naturalismo gótico. La composición se completa con la imagen destacada de Santiago apóstol en el parteluz, situado en el centro, y con otros relieves y personajes conforman la iconografía de este bello pórtico, que destaca por su riqueza de formas y mensajes.